julio 26, 2005

La Envidia (pero la de entre mujeres).

Debo reconocer que muchas veces me cuesta decirle a alguna mujer que se ve bien con algo, o que con un vestido se ve espectacular. Pero después pienso para mis adentros y digo: puta, no puedo ser así. No es que crea en los pecados capitales, de hecho encuentro la raja tener mucha plata y vivir bien, pero la envidia va de la mano con la amargura, la no aceptación, entre otros.

Los hombres siempre han sido sencillos: se pelean a combos y quedan como amigos, lo que se dicen es lo que realmente están pensando, y no guardan resentimientos. Claro que yo conozco a unos cuantos envidiosos que se les nota, pero no es mi tema.

¿Qué mujer no desearía tener el cuerpo de Sofía Loren, Gwyneth Paltrow, Madonna, Britney Spears, sólo por nombrar algunos prototipos? TODAS. Sí, reconozcámoslo, A TODAS. La diferencia es cuanto de nosotras ponemos en ser "regias": dejar de comer, ser esclava del gimnasio... para que seguir.

Pero mi pregunta de fondo es: ¿por qué nos cuesta tanto decirle a otra: te vei la raja con esos pantalones, o qué linda tu falda? Envidia. De la peor. No soy socióloga (de hecho no tengo "profesión"), aunque es obvio. La otra que se ve mejor que yo es mi competencia, ¿será eso? Por ejemplo, yo soy rubia natural. No súper rubia, pero no tengo que teñirme el pelo. Y creo que lo mejor de mi es mi pelo. Me lo cuido, voy a buenas peluquerías, me hago masajes, y lo uso para destacarme. Yo me doy cuenta como las mujeres me miran el pelo, pero ninguna me dice nada. Yo trato día a día que no me pase, de ponerme contenta porque la otra tonta está igual de regia después de dos partos, o desde que salimos del colegio. Trato con todo mi esfuerzo de decirle: ... pero no me sale. Juro que trato.

La otra parte de la envidia es la cosas que nos decimos, pero en el fondo estamos diciendo otras. ¿Es otro pantalón o es el mismo que te queda un poquito apretado? ¿No encontrai que estai un poquito pálida? ¿!Por qué tienes esa cara de poto!? Pero póntelo, si no te veis tan mal como tu crees. Estas frases yo las escucho, algunas me las han dicho, pero rejuro que yo no las digo, ni cagando.

Creo que mas que envidia, me da rabia no tener fuerza de voluntad para hacer dieta, ir al gimnasio, comprarme ropa bonita... Oscar Wilde me tranquiliza al respecto, porque él decía que más vale tener el cerebro ocupado, porque todo lo otro se va con los años. Algo así.

Lo que yo hago con la envidia mujeril es ponerle freno, tratar de decirle a alguna cuando se ve bien, que los aros son realmente hermosos y que me gustaría tanto tenerlos, que la felicito por los kilos perdidos. Es un trabajo diario para mi. No me gusta sentir envidia y pensar que soy una amargada porque no valoro lo que tengo o lo que soy. Y me da pena cuando conozco a mujeres que son así, preocupadas de que se compró la otra, que se ve pésimo (cuando en realidad se ve la raja), y cuando se acerca le dicen: hola, como estás, mirándola de pies a cabeza. ¡Puaj! Ahora que lo pienso, no tengo amigas así.

Ser bonita es un todo, ¿no es cierto? Alma, cuerpo, mente, espíritu, creencias, valores, la sonrisa, la amabilidad... Por lo menos yo sé que con o sin celulitis mi vida sigue igual, claro, podría usar "hot pants", pero aparte de eso, no gano nada mucho de nada.

Hay que luchar contra la envidia mujeril, pero de adentro, de verdad, hacer este horrible sentimiento, consciente, y erradicarlo de la mente, mirarse al espejo y verse por dentro. Porque lo de fuera es lo mismo que lo de adentro.

9 comentarios:

Koré dijo...

Hey! lei tu coments en el blog de Jose M Villouta y me rei taanto, pq mientras bajaba pensaba justo q lo escribiste. lo termine de pensar y leo!! jajaja... pues si, el ego empieza a comerse al simple e intelegente JMV, y las portadas del LUN lo han llenado de post de "fans" q deven andar con poleras y calzoncillos con su cara.

pero bueno, lei tu post y lo encontre genial, es un tema mil veces hablado en los baños o conversaiones de café entre mujeres, pero algo q pocas tratamos de "exterminar" osea ami m pasa con mis propias amigas! hace como 3 dias m corte el pelo, me mire al espejo y me encontre regia, mi mama y hermana tb, y mas de un besito me llego en la calle. pero mi amiga m ve y las tpicas "uy! puha q pena ahora c va a demorar tanto en crecer"... puf!. Tb vale lapena decir q es dificil sentir la envídia por logros mas Intelectuales, nose si las mismas mujeres creeran q son poco importantes, pero s yo termino mi carrera o publicase un libro, por ejem, recibiria felicitaciones mas sinceras, de las q podria recibir si bajara 10 kilos en 5 semanas y todos c dieran vuelta a mirarme´.

salutes.

gallardo dijo...

La envidia, querida Claudia, no es otra cosa que una sana medida de nuestra aceptación. Nos sirve para saber que es lo que queremos y no podemos, o para saber que somos y como queremos ser.
Lo malo de la envidia es que nos distorsiona la posibilidad, siempre pequeña de ser felices.
porque ponemos cosas que están fuera de nosotros en nuestra agenda, sin pensar si son posibles o correctas.
Yo por ejemplo envidio a los tipos flacos, porque yo con fuerza y perseverancia he cultivado mi barriga añosa y gozadora. Y nunca me detengo a pensar en lo feliz que soy preparando un cordero a la Griega, una pasta del norte de Italia, o Sushi Japonés.
Y se que en ese momento los otros flacos me envidian la habilidad de hacer platos deliciosos.
Menos mal que se puede envidiar, porque sin ella las relaciones humanas seria un poco mas planas.
Los pecados nos enriquecen, y nos ayudan a evitar que levitemos con los ojos vueltos hacia adentro en la autocomplacencia facilista.
Pecar es equivocarse, así que recuerda a Rabindranat Tagore cuando decía que ¨Si le cierras la puerta a los errores, corres el riesgo de dejar afuera a la verdad¨

garganta de lata dijo...

No se si será lo mismo. Porque pa mi la envidia va unida con la pica.
Me explico mejor:
Siento envidia del anterior comentarista por que se manda un analisis notable y al mismo tiempo me da pica por no ser yo quien lo escribe.
gracias furiosa por tus comentario y gracias a Neftalí.
PD: patudamente te agregue a mis enlaces
nos leemos

Yo pienso y no aprendo dijo...

Siempre, pero siempre me he preguntado lo mismo acerca de las minas...es increíble...
Me encantó la autocrítica.
Saludos.

La senda dijo...

la envidia es una mala consejera, y una mala compera del espiritu y la luz.

deseemos lo mejor a quienes nos rodean

un abrazo.

gallardo dijo...

Laterooooo!!!!!!
La luz y la oscuridad son lo mismo, son dos extremos de una sola cuerda.
El bien y el mal son una norma para controlar humanos que requieren de limites para vivir.
La moral del bien y el mal apesta, es elemental.
En la naturaleza el bien y el mal no existen.
Solo hay TRANSFORMACIONES!!!!

garganta de lata dijo...

parece que tengo el espiritu perdido, sigo envidiando a gallardo por sus repustas atinadas
suerte "en la senda de la luz" y sigue buscando debajo de las tapas, derrepente le apuntas

Go For It 4791 dijo...

El físico. Pienso que es importante, pero al igual que con los títulos universitarios, más que el resultado final, lo que importa es la preocupación que cada persona pone en cómo luce ante los demás, lo que quiere proyectar, pero en el sentido de aportar generosamente, no arrogantemente. Puede haber gente más o menos agraciada, pero es sólo un factor a considerar en su valor como persona.

Siempre he pensado que las personas demasiado bellas físicamente tienen el inconveniente que sienten que es difícil que se las tome en serio o se las considere por factores distintos a su físico. Así que por favor no te sientas mal de no ser Sofía Loren o las demás que mencionaste. Si trabajas en ti misma, en lo físico y demás aspectos de tu persona, ya habrá alguien que lo sepa apreciar.

Veo que reiteras lo de no tener profesión. Como ya te dije, yo tampoco la tengo. Ahora bien, siento que tú en el fondo sí quisieras tenerla. No por restregársela en la cara a los demás, sino porque sientes que tienes la capacidad necesaria y porque el cultivar tus talentos te haría sentir realizada en un aspecto (de los muchos que conforman tu persona), y te permitiría apoyar de mejor forma a tus seres queridos, al prójimo. No sé si tienes los medios para estudiar, pero no le sigas teniendo esa aversión. No es intrínsecamente malo, es sólo que mucha gente es arrogante y clasista.

Que la envidia va junto con la amargura, no creo que sea siempre así, aunque sí algunas veces. Creo que es sano en la medida que vemos virtudes en los demás que quisiéramos tener, y entonces nos motivamos a desarrollarlas. Ahora, si no son virtudes o si no nos motivamos a mejorar nosotros mismos, entonces sí se transforma en amargura.

Sobre las cosas que se dicen hipócritamente, es lamentable. Pero también es cierto que muchas veces ser "demasiado" franco puede ser hiriente. Creo que la gracia está en ser franco, pero al mismo tiempo ser prudente, respetuoso; no hiriente.

Saludos

fernando dijo...

yo lo unico que se es que una mujer (se llame claudia o claudio) es un ser que no puede ser feliz. no puede amar lo que tiene por si mismo, sin necesidad de ponerlo por encima de lo que tenga otro u otra y por lo tanto siempre esta con la mosca detras de la oreja. una pena para ellas. besos.