agosto 04, 2005

Sólo porque me encanta...

Temes que te conozca muy pronto, por ello juegas conmigo.
Me deslumbras con tus risas para esconder tus lágrimas.
Conozco tus argucias.
Nunca dices la palabra que querrías decir.

Temes que no te estime, por ello me huyes de mil maneras.
Temes que te confunda con la multitud, por ello te apartas.
Conozco tus argucias.
Nunca vas por donde querrías ir.

Pides más que los otros, porque eres callada.
Con juguetona despreocupación evitas mis regalos.
Conozco tus argucias.
Nunca aceptas lo que querrías aceptar.


(Rabindranath Tagore)

4 comentarios:

Yo pienso y no aprendo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Yo pienso y no aprendo dijo...

Furiosa.. toy complicao.
Mis vecinos ya no soportan al joven Jasón y su amiga negrita.. creo que está preñada..
Tú los vieras a los dos, cuando alguien sale de mi casa, se acercan, mueven sus colas... saben que acá se les hace cariño y se les alimenta cuando se puede. se acercan con tanto entusiasmo, dependiendo de nuestra buena voluntad.
Pero a veces es complejo, yo tengo dos perros más, cero espacio...y de sólo pensar en qué va a pasar si la perrita tiene a sus cachorritos, me atormento..no sé que hacer....ahí definitivamente mis vecinos querrán hacer algo al respecto....
No te miento..es un pasaje cerrado de un barrio súper tranquilo, y los perritos son re buenos pa ladrar a todos los que entran al pasaje, pero sólo eso. Por lo demás la negrita tiene media dislocada su cadera...no sé cómo andara ese parto.
Sorry por el desahogo, pero sé que tú me vas a entender.

gallardo dijo...

Casi puedo llorar de bello y profundo, te lo agradezco.
Gracias por conocer a Tagore y compartirlo.
Es como escucharme hablar, me identifica esa inteligencia.
Como has crecido...

FuriosaCanifru dijo...

Amigo que piensa y no aprende ni una gueá, te tengo que reconocer que dentro de mi furiosidad hacia muuuuchas cosas, no hay gueá que más me desarme y me haga llorar que los perros abandonados, pero no esos choros listos para la pelea, sino esos cabizbajos, acostumbrados a los puntapies...
¿Viste que me da pena?